El libro de la vida

 ¡Hola guisantillos! 
 Se que prometí un nuevo tutorial. Justo tenía pensado hacerlo hoy y ¡pum, que sorpesa! hace un par de días tuve unos problemas con el ordenador y ¡las fotos no están! Ja, ja, ja, ja, ja... matadme T_T
 Pero no hay mal que por bien no venga y por ello hoy os traigo mi reseña sobre la película de El libro de la vida; película que ya tiene algo de tiempo (especialmente al otro lado del charco), por lo que, a pesar de no hacer ningún gran spoiler, no seré tan cuidadosa como en otras ocasiones, por lo que los posibles spoilers aparecerán en color rojo, ta que así: Patuquito.


 Dos deidades aburridas, tres reinos y tres niños; estos son los componentes básicos para la historia de El libro de la vida. Todo comienza el día de los muertos, cuando Xibalba, aburrido de su existencia en el reino de los olvidados, decide hacer una trato con La Catrina para intercambiar sus reinos (el reino de los recordados, en caso de Catrina). El trato es el siguiente: 2 niños tratan de ganarse el amor de María; Xibalba apuesta por Joaquín, si este consigue casarse con María, Xibalxa reinará en la tierra de los recordados, pero si Manolo (el campeón de Catrina) es el elegido de María, Xibalba volverá al reino de los olvidados.
 Y esto es la historia a grandes rasgos, pero lo que hace especial a esta película no es su historia, si no sus personajes y el modo de contarla. La estética y su animación tienen personalidad propia. Si hay algo que llama realmente la atención en esta película es su apariencia y lo cuidada que está, la inmensa cantidad de detalles que hacen que los personajes parezcan estar vivos a pesar de ser muñecos. Un inmenso festival de detalles, colores y música.

Personajes: 
 Seguro que al principio Joaquín os parecía un idiota narcisista (bueno, a mi estos personajes me encantan la verdad) pero decidme que no os latió la patata cuando le dice a María que estuvo guardando su sombrero todo el tiempo. Al principio es un egoísta que presiona a Maria para que se case con él porque si no se va del pueblo y queda a merced de los bandidos, pero esto cambia inmediatamente, pues él mismo le dice a María que no hay necesidad de que se case. Estos cambios son los que parecen escasear a día de hoy, especialmente en el cine de animación, donde los personajes están encasillados desde el principio y es casi imposible para ellos cambiar; son esos cambios que vemos en personajes como Bestia o Simba, pero realmente en pocos más (o al menos que yo recuerde) pues todos son villanos o héroes en su mayoría.  A demás me encanta su relación con Manolo, se nota que es un tío legar a pesar de pecar de arrogante, pero eh, es humano y a demás hay que tener en cuenta la época y la educación de la misma, estando María y Manolo más adelantados a su tiempo. Por lo tanto Joaquín, dentro de su burbuja de ignorancia es un buen tipo ¡y con un maravilloso bigote! Podríamos decir a demás que se comporta como se comporta porque siempre ha vivido a la sombra de su padre e intentando ser tan grande como él, por lo que para ello necesita armarse de confianza y falsa seguridad.

 Vale, todos sabíamos que él sería el afortunado que se ganaría el corazón de María. Es fácil de saber, pues es un chico sensible, toca la guitarra y va contra corriente. Manolo es el clásico protagonista que se ve obligado a seguir el camino que otros le marcan, pero no se lamenta por ello ni se queja (bueno, si se queja, pero lejos de parecer un niño caprichoso como podría pasar con Merida), simplemente sigue a delante con su sueño de ser músico mientras intenta convencer a su padre de que no quiere ser un matador y le expone sus creencias morales como "matar al todo está mal". Él puede darle a su padre el gusto de verlo torear, pero nunca mataría a un toro ni dejaría de tocar.
 En cuanto a diseño es el protagonista humano más detallado (los dibujos de su traje, los decorados dorados) y su versión de muerto me encanta, al igual que toda su familia, especialmente la madre (¡preciosa!) y las gemelas. En su "descenso a los infiernos" se reúne con la familia y aprende que no hay que tener miedo de ser uno mismo.

 María me gustó mucho, pero por momentos me pareció algo sobrada e idealizada, porque lo de estudiar kung fu en España... digamos que me descolocó un poco, creo que sobraba. Esgrima, si, kung fu, demasiado. Este personaje podríamos decir que es un mezcla entre Bella y Esmeralda: defiende sus principios, se valora, tiene confianza en si misma, sabe desenvolverse en su entorno, es peleona, fuerte, culta, con gran sentido de la justicia y un largo etc. Un gran modelo de conducta, no solo para las chicas, si no para cualquier persona. Seguro que más de un@ se vio reflejada en ella; yo por mi parte en el momento en el que libera a los animales siendo niña, durante la corrida de toros y cuando dice "voy a ver a Chuy, es mi cerdo, necesito pasar tiempo con alguien civilizado".
 En cuanto a diseño es el personaje más sencillo de todos, supongo que precisamente porque debe ganar encanto con sus actos y no con su apariencia. La única pega que le puedo poner es su exceso de confianza en ciertos momentos, con ese aire de prepotencia que tiene a veces en la cara de "Ojíto, que yo soy la ama"; aún así, me gusta que se haga respetar entre lo suyos, que tenga capacidad de liderazgo y que se lo ponga difícil a sus pretendientes ¡al fin y al cabo vas a compartir la vida con uno de ellos!

 La Catrina... ¿Qué puedo decir? Quiero su sombrero. Ok, no. Creo que no hay nadie que haya visto este personaje y no se haya enamorado; a demás en movimiento mejora increíblemente, con sus pétalos y ojos centelleantes, las costuras de los labios, todo el maquillaje, las velas... ¡Es perfecta! Una diosa que trata de mantenerse en el camino correcto pero que como diosa que es no puede evitar ser egoísta y jugar con los humanos, dejando el destino del mundo de los muertos en 3 niños por una apuesta o trato, cosa que parece encantar a las deidades.

 Mientras la Catrina vive en su mundo de fiestas eternas, Xibalba se pudre de aburrimiento en la tierra de los olvidados. A primera vista puede parecer un Hades de la vida que quiere destronar a Catrina y obtener el poder, pero lo único que quiere es algo de diversión y está dispuesto a jugársela a Catrina con tal de salir de su agujero. Su diseño también es espectacular: las calaveras de sus ojos, sus alas, los huesos... ¡Es maravillosos! ¡Los diseños de esta película me tienen loca, os lo juro!
  Probablemente todos pensamos en un primer momento de Xibalba y Joaquín serían los malos de la película. Esto es tal vez lo mejor, pues ninguno de los dos es villano; de hecho no hay un villano propiamente dicho, "el bandido" diréis, pero realmente influye muy poco en la trama (en comparación con los villanos clásicos que está ahí para fastidiar al protagonista en cada paso que da), todo lo que pasa en la película por influencia de los propios personajes principales sin necesidad de que ningún villanos les ponga impedimentos, pues son ellos mismos y su entorno los que levantan los muros y construyen los puentes.

 Estos no son los únicos personajes que aparecen en la trama, pero si los principales que vemos desde el inicio de la historia. Otros serían los padres y familiares de los protagonistas, los bandidos, el hombre de cera... todos, TODOS, influyen en la trama en mayor o menor medida, todos ponen su granito de arena en el desarrollo de la historia y sus acontecimientos; por lo tanto, si eliminamos a un solo personaje, la historia no sería la misma y no funcionaría, y esto es algo en lo que fallan bastantes películas. Nada ocurre porque si, si no porque los personajes han hecho que así sea con sus acciones, dotando a la película de un desarrollo y ritmo de lo más natural, dándote alguna que otra sorpresa y sumergiendo al espectador, a pesar de que ciertas cosas puedan ser predecibles, en determinados momentos no duda en darte un bofetón en la cara. Como de costumbre hay escenas "cómicas" que me sobran, pero últimamente es en todas las películas, creo que me estoy volviendo una amargada, pero me hace más gracia escuchar a Joaquin hablar de su bigote que un trió de mariachis que se supone están ahí para hacerte reír.
 Otro fallo que podría destacar es la poca importancia que se le da a la muerte de la abuela y al padre de Manolo, es decir: estás muerto, tu padre aparece a tu lado (sin pasar por el recibidor ni nada ¿?) y tú ni te paras a pensar ¡oh dios, mi padre ha muerto, cuando vuelva a la vida no volveré a verlo! No se, me faltó algo de drama ahí.


 Bueno, creo que sobra decir que esta película irá de cabeza a mi estantería en cuanto tenga ocasión. Creo que mis personajes favoritos han sigo Joaquín (y su bigote), Xibalba y Catrina.
 Aquí os dejo una imagen que me gustó mucho, pero ¡OJO! no la abráis si no habéis visto la peli porque es un spoiler de los gordos: quedáis avisados. IMAGEN.

 Con esto me despido hasta la próxima entrada. No ha sido mi mejor reseña pero honestamente, no estoy muy lúcida estos días. ¡Un salud y hasta la próxima!

¡Morid de amor!