Pequeños placeres de la primavera

  ¡Hola a todos! ¿Qué tal estáis? Espero que bien. Aprovecho este instante de serenidad para escribir esta pequeña entrada en la que realmente no cuento nada interesante, pero me apetecía escribirla.
  Los más despistados tal vez no se hayan dado cuenta pero se acerca la primavera, y con ella el polen, los bichos, el calor, la alergias, la irritación de garganta etc.
  La primavera no es mi estación favorita del año, pero tiene muchas cosas que me gustan (o al menos algunas); así que en esta entrada hago una pequeña lista de las cosas que más me gustan de la primavera, para centrarme más en ellas y olvidar un poco las negativas aunque tenga que convivir con ellas.

Flores de cerezo.
 Más conocidas como sakura para los fans del país del sol naciente y cerdeira en Galicia. 
 Estos árboles con preciosos: con sus ramas finas, su madera oscura y esas preciosas flores rosas y blancas.

 Los perros corren por hierba y tierra.
 ¡No por barro y lama! Los que tengan perros me entenderán; está muy bien sacar a pasear a los perros y verlos corretear y jugar... pero cuando lo hacen por barro y charcos no mola tanto, sobretodo cuando tienes que lavarlos al llegar a casa.

 El sol te acaricia y no te quema.
 Al menos de momento, ya veremos más a delante. Es agradable disfrutar de esa caricia del sol cuando no está ardiendo como en verano: te da ese calor agradable que comienza a despertar un poco de pereza y bien estar en tu interior; sobretodo cuando a la sombra hace fresco. 

 Temperatura agradable.
 No hace ni mucho frío ni mucho calor. Una chaqueta fina o una camisa y manga cota por debajo; Al menos durante el día. A demás cuando no hace ni mucho frío ni un calor abrasador siempre se tienen más ganas de salir y hacer cosas.

 Adiós al paraguas.
 Según donde vivas claro; aquí nunca estás seguro de decirle adiós al paraguas, pero si que lo abandonas durante una temporada.

Ahorra energía.
 Más horas de luz = menos luces encendidas y durante menos tiempo. A demás no solo es aplicable a la luz, si no también a todos los aparatos que ya no usarás, como la estufa, el secador, la calefacción, el agua extra caliente...

Adiós al secador.
 Con esto ahorramos energía y tiempo. Aunque nunca me seco el pelo por completo (solo la raíz) es muy tedioso estar dale que dale al pelo con el secador, a demás de que tampoco es muy recomendable, pero seamos francos: el pelo mojado en invierno no mola, y menos para irse a dormir o salir a la calle.

Agua fría para el pelo.
 No es ningún secreto que el agua fría es buena para el pelo. Con esto no digo que me lave el pelo solo con agua fría, pero puedo usarla en el último aclarado sin temor a coger una pulmonía.

Colores everywhere.
 Esto es algo maravilloso, no se a vosotros pero a mi el color primaveral me pone de buen humor, es como si la paleta de la naturaleza aumentara su saturación haciendo que todos los colores se vuelvan más vivos ¡Y el cielo es azul otra vez!

Picnincs.
 Bueno, realmente yo nunca he hecho uno, pero me encantaría. Especialmente un picnic de té, con un montón de frutitas y dulces ¡y té claro! A demás me encantan las cestas de picnic.


 Y hasta aquí mi lista. Tal vez hay alguna cosa más que ahora no recuerdo, pero bueno.
 Pronto llegará la Semana Santa y con ella las vacaciones, así que espero hacer alguna de las muchas entradas que tengo pendientes ^^
 Por cierto, he vuelto a cambiar la cabezera ¡Sorpresa! ¿Qué os parece?

 ¿Os ha gustado la entrada? ¿Cuál es tu lista de pros para la primavera?
 Muchas gracias por pasaros, leer y comentar ¡Un saludo y hasta la próxima!